Delivery gratis en Lima Metropolitana | Monto mínimo de consumo: Lima $50.00 *Envío estándar entre 24 a72 horas.
Uncategorized

LA TABLA MÁS CARA DEL MUNDO EN 2023

Capture

Definitivamente, para varios de nosotros, comprar una tabla nueva es todo un proceso. Desde el momento en el que empezamos a investigar en Internet hasta las 3:00 de la mañana como enfermos, viendo todos los modelos que hay y tratando de descifrar cuál se acomoda a nuestras necesidades, hasta que entramos a nuestro Surf Shop local con todos nuestros ahorros en mano listos para comprar una nueva joya.

Comprar una tabla para un mortal común y corriente como nosotros es una decisión grande. Varias veces cometemos el error de querer encontrar una tabla que haga todo y sirva para todo tipo de olas…

“Que sea ancha, carnosa y remadora pero high performance”

 “Para olas super chanchas y débiles pero que también me aguante un tubazo” 

…un poco más y pedimos que la tabla venga con Wifi. 

Ahora, claro que podemos acercarnos a esa idea un poco pretenciosa con una Black Diamond de DHD o la classic Hypto Krypto de Haydenshapes, pero sigue siendo una compra importante, más aún si queremos que esa tabla sea nuestra chochera y todo terreno. 

La vaina está en que una cosa es ahorrar $850 o incluso $1000 para una tabla épica con la que tuviste un amor a primera vista, pero, ¿que harian ustedes si es que les dijera que hay una tabla que no les va a costar nada más y nada menos que un millón de euros?

Algunos habrán salido asustados de este blog con tan solo ver esa cifra, pero para los que se quedaron, acá les presentamos lo que es la tabla más cara del mundo en 2023: 

Se llama Rampant, creada por el famoso fabricante neozelandés Roy Stuart, más conocido por sus obras artesanales. En esta ocasión, Stuart ha utilizado las mejores maderas para este proceso, como las del árbol Kahitake, autóctono de Nueva Zelanda, y la de Paulownia, originaria de China y el sudeste asiático. 

Precisamente, el uso de madera de Paulownia es habitual en las mejores tablas de surf por sus características, siendo más ligeras que otros materiales. En este caso, además, la estructura es hueca. La de Kahitake se ha empleado en una aleta tubular, que mejora la velocidad de la estructura, siendo capaz de hacer que la tabla alcance velocidades máximas de hasta 56 km/h.

Para rematar, más allá de la quilla de policarbonato de alto impacto fabricada con técnicas de impresión 3D, la tabla “Rampant” tiene incorporado el sello de un león de 24 quilates.

Sin duda alguna, una tabla que sale un poco de nuestro presupuesto. Sin embargo, no diría que me muero de ganas por tenerla en mi quiver. Quizá varios de nosotros, si es que no somos todos, preferimos gastarnos ese millón de euros en buenas camionetas, viajes a las mejores playas y un quiver sólido. Pero esa es solo mi humilde opinión…

 ¿y ustedes qué piensan? 

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *